Entrenamiento de Voleibol

Cualquier deporte requiere de unos entrenamientos específicos para el desarrollo de la actividad, y en voleibol esto no es una excepción. Existe una infinidad de ejercicios interesantes, pero aquí encontrarás el mejor entrenamiento de voleibol. También te mostraremos una rutina de ejercicios para voleibol específica. Si sigues leyendo, descubrirás algunos de los entrenamientos deportivos que te ayudarán a mejorar tu técnica, a aumentar la fuerza muscular y a evitar lesiones. Además, lucirás un cuerpo esculpido que será el centro de todas las miradas en verano. ¡Y sin tener que recurrir a un entrenador personal!

Para mejorar tus habilidades en voleibol es necesario aumentar la masa y fuerza muscular, además de estirar antes y después del juego. A continuación, aprenderás los estiramientos más habituales y sus beneficios, la importancia de entrenar el salto y los diferentes ejercicios para entrenar piernas, hombros, espalda, lumbar, bíceps y tríceps: las partes del cuerpo que más utilizamos en voleibol.

 


Estiramientos y Beneficios

En voleibol la elasticidad muscular es un requisito imprescindible. Ya hemos comentado antes que antes y después de un partido o entrenamiento es muy recomendable realizar una serie de estiramientos. Existen miles de ejercicios que puedes probar, pero al final de este artículo te dejaremos algunos ejemplos útiles. Recuerda: ¡no te saltes los estiramientos!

   

Una buena rutina de estiramientos ayudará a tus músculos a mejorar su flexibilidad. Esto se traduce a unos movimientos más higiénicos, haciendo que las posibilidades de lesión sean mínimas.

¡Cuidado: no estires a lo loco! Cuando realices ejercicios de flexibilidad, enfócate en mantener una correcta postura y no forzarlos más allá de sus posibilidades. Debes sentir una suave molestia en el músculo, pero nunca dolor. Controla la respiración y mantente relajado. Inspira, espira, inspira, espira…

Recomendamos una rutina de máximo veinte minutos. No es aconsejable entrenar todos los días porque los músculos necesitan descansar y si los llevas hasta la extenuación el riesgo de lesión incrementa. Por ello, para los jugadores incansables es obligatorio estirar antes y después para minimizar ese riesgo. ¡No vale ceder a la pereza!

Aquí encontrarás ejemplos de estiramientos útiles que te pueden servir para incorporarlos a tu rutina. Existen muchos más, por supuesto. Te animamos a que pruebes estos y que investigues más por Internet para escoger los que mejor se adapten a ti.

   
 

Entrenamiento de Voleibol para mejorar el salto

El salto es una parte fundamental en el entrenamiento de voleibol. Tanto si eres rematador como bloqueador, existe una serie de ejercicios específicos para mejorar tu potencia de salto. Uno de los músculos más importantes al momento de realizar un buen salto es el bíceps femoral, situado en la parte trasera del muslo. De todas formas, no olvides entrenar la pierna en su totalidad, incluyendo hasta el músculo más insignificante, porque toda ella funciona como una máquina única donde cada engranaje contribuye a aumentar la altura de salto.

En voleibol podemos distinguir entre dos tipos de salto: el vertical y el horizontal.

En el vertical el jugador trata de saltar lo más alto posible. Es el que se realiza cuando el jugador está inmóvil, llamado comúnmente salto en parado. Se suele utilizar para bloquear y sacar.

El horizontal ocurre cuando el jugador salta en carrera, elevándose al tiempo que se impulsa hacia delante. Es el más habitual al rematar.

En ambos, la fuerza que tengas añadida a la velocidad que proporciones al movimiento, te da como resultado la potencia de salto. En el salto vertical alcanzas más altura que en horizontal, mientras que en el horizontal el golpe al balón es más potente.

Para mejorar tu salto, desde tuvoleibol.com te recomendamos que le eches un vistazo a estos vídeos para que cojas ideas y puedas elaborar tu propio entrenamiento de salto. Prepara libreta y boli 😉

Entrenamiento de Voleibol para Hombros

Los hombros son uno de los focos principales de lesión en los jugadores no profesionales, en especial el hombro del brazo que ataca. Esto suele deberse a una falta de entrenamiento adecuado y a una técnica mal ejecutada.

En este apartado verás algunos ejercicios que puedes incluir en tu rutina para fortalecer tus músculos y ahorrarte una lesión que te impida jugar a tu deporte favorito (o a cualquier otro).

Entrenamiento de Voleibol para Espalda y Lumbar

La espalda posee muchos de los músculos más grandes del cuerpo. En voleibol es obligatorio entrenar cada uno de ellos para lograr unos movimientos limpios y ágiles.

Es fundamental trabajar la flexibilidad en la zona lumbar, ya que es la que te ayuda a doblar el cuerpo de atrás hacia delante en el aire, haciendo tus técnicas más poderosas. No habrá quien pare tus remates 🙂

Con estos vídeos podrás tomar ideas para añadir nuevos entrenamientos a tu rutina.

Entrenamiento de Voleibol para Biceps y Triceps

Tanto el bíceps como el tríceps determinan la potencia de tus golpeos. Puede que no sean los músculos más importantes a la hora de jugar a voleibol, pero sí es recomendable no perderlos de vista y darles una buena dosis de entrenamiento.

Las rutinas y entrenamientos para esta pareja de músculos son infinitos, así que aquí te ponemos algunos ejemplos con los más efectivos para ganar fuerza en los brazos.

Conclusión

No importa si quieres dedicarte profesionalmente al voleibol o jugar por simple afición. Cualquiera que sea tu caso, es recomendable seguir unas pautas de entrenamiento para disfrutar de este deporte disminuyendo el riesgo de lesión. Los estiramientos antes y después del juego son necesarios para ganar flexibilidad y relajar músculos y tendones. El entrenamiento aislado de los músculos implicados en el juego también es parte del voleibol. Así que ya sabes: desempolva tus pesas y empieza a disfrutar del voleibol en las mejores condiciones físicas.