Estrategia en el Voleibol

La estrategia en el voleibol es lo más importante para hacer que tu juego en el campo sea lo más eficiente posible. Tener una estrategia elaborada es difícil y requiere trabajar duro  tanto en el entrenamiento individual como en equipo. Hay que recordar que el voleibol es un deporte de equipo, donde cada uno consta habitualmente de seis jugadores. Por tanto, la estrategia en el vóley ha de trabajarse colectivamente. En este apartado, hablaremos de todas las estrategias que existen en el voleibol y de algunos matices que se utilizan a la hora de ponerlas en práctica.

Estrategia en el voleibol de chicas  Estrategia en el voleibol de chicos



Posiciones en el campo

Para tener una buena estrategia en el voleibol, existen diferentes posiciones individuales y colectivas en el transcurso de un partido. Hay que tener en cuenta que las reglas en el voleibol dictan en todo momento como realizar ciertos movimientos en el campo, de modo que si no cumples con tu posición podrían sancionar a tu equipo concediéndole un punto directo al rival.

Línea Delantera y Línea de Trasera o de Zagueros

Cada equipo formado por seis jugadores deberá tener tres jugadores en la línea delantera y tres en la línea trasera. En fase defensiva, los delanteros se encargarán del bloqueo y los de atrás recibirán el balón del campo contrario. En fase ofensiva, los delanteros deberán prepararse para atacar y, cuando a algún jugador se le coloque el balón, éste deberá mandarlo al campo contrario de la forma más eficaz posible. En esta fase, la línea trasera deberá colocarse en posición para contraatacar en cualquiera de las tres situaciones posibles: defender cualquier tipo de bloqueo, devolver al primer o segundo toque o estar preparado para el ataque de tercer toque del equipo rival.

Rotaciones en el voleibol

No es una estrategia en el voleibol, sino una norma que hay que cumplir. Cada vez que un equipo anota un punto y consigue el primer saque, los jugadores rotan un puesto siguiendo la dirección de las agujas del reloj. Sabiendo que existe esta rotación obligatoria, los jugadores tendrán una posición asignada dependiendo si están en la línea trasera o delantera. Debido a esto, es muy importante que, independientemente de tu posición, cuando el balón pase al campo contrario deberás volver a tu posición asignada.

Por supuesto, cada jugador tiene su función y su posición en el campo asignada individualmente.

Posiciones Individuales

Como norma principal, cada jugador tendrá su propio rol dentro del campo. Los jugadores habrán entrenado duramente para poder jugar en su posición, que suele ser asignada cuando empiezas a entrenar como jugador de voleibol. Esto se podría considerar como una buena estrategia en el voleibol, ya que si tienes a los mejores jugadores en cada posición del campo, el juego será mucho más eficiente.



Rematador Exterior o punta

El rematador exterior es el jugador que más suele atacar. El colocador se encarga de que éste reciba la mayoría de los balones, ya que es el jugador que suele tener más espacio en el campo para atacar.

Ocupa la posición de “4” y está en la parte izquierda. La gran mayoría de jugadores son diestros, por lo que un diestro en este lado del campo, al abrirse al atacar, tiene más espacio para lanzar el balón contra el suelo.

Hay que tener en cuenta que, debido a las rotaciones, este jugador estará en la parte trasera en algún momento y se convertirá en el Receptor Zaguero.

En el sistema ofensivo es un referente, pero si hablamos del sistema defensivo es el encargado de bloquear el ataque del rematador rival. Eso sí, con la ayuda del central.

Central

El jugador que ocupa la posición de central es el encargado de desorientar al equipo contrario.

Éste SIEMPRE se posicionará en el centro de la red y estará en la parte delantera del equipo. Suele encargarse de rematar ataques rápidos o de hacer amago de ataque, haciendo que el bloqueador central rival no acuda en la ayuda de los rematadores laterales.

En el sistema ofensivo, el central recibirá balones cortos y rápidos del colocador, sorprendiendo al rival. Tiene recorrido escaso pero explosivo. Debido a que depende de la actuación del colocador, debe estar siempre pegado a él en la red para recibir el balón lo más rápido posible. Como el central hace la batida antes de que el balón salga de las manos del colocador, muchas veces hará la función de engañar al rival.

En el sistema defensivo, su función es la de bloquear tanto al central como ayudar en el bloqueo de ambos laterales. Desde mitad de la red tiene que percibir a dónde va a ir el balón para llegar en dos pasos al rematador punta o al opuesto y saltar juntos con el objetivo de cubrir más campo de bloqueo.

Rematador Opuesto

Tiene la misma función que el punta, pero se sitúa en la parte derecha del campo. Como la gran mayoría de jugadores son diestros, éste tiene menos campo para atacar al no poder abrirse en la batida. Si el jugador es diestro, suele atacar a la línea. Por ello, lo ideal es que en el opuesto juegue un jugador zurdo.

Del sistema ofensivo hay poco que añadir, ya que como hemos dicho cumple la misma función que la del rematador punta, pero en la parte derecha del campo.

Si hablamos del sistema defensivo, éste estará siempre a la derecha del rematador exterior cuando saque el equipo contrario, en posición 1, encargándose de recibir. En la red, este se encargará de saltar a bloquear al punta rival o ayudar al central a bloquear por el centro si se precisase.

Colocador

El colocador es el cerebro del equipo. Su función consiste en dirigir los balones hacia los rematadores. Ha de hacerse de la manera más precisa posible para que los rematadores puedan golpear el balón con eficacia. También existe la posibilidad de que el colocador haga una finta, que es una técnica de engaño utilizada en todos los partidos y que puede despistar a los rivales.

No son sus únicas funciones, ya que el colocador deberá estar constantemente analizando los movimientos del equipo contrario. Gracias a las decisiones que tome el colocador se puede ganar o perder un punto. Muchos jugadores han llegado a confesar que esta posición supone un mayor desgaste mental que físico.

Ofensivamente pocas veces va a atacar el balón salvo por las fintas. Defensivamente el colocador solo irá a por el balón que pasa del campo rival si no queda otra opción. Esto se debe a que si el colocador toca el balón se consume el primer toque, y por ello no podrá colocar el balón, siendo el especialista en ello.

El equipo contrario intentará siempre que el colocador sea el que reciba forzadamente el balón, para así desajustar el sistema ofensivo rival.

Receptor Zaguero

En el campo habrá dos jugadores que jueguen en la posición de rematador punta, pero uno siempre estará en la red (delante) y el otro ocupará la posición de receptor zaguero.

El receptor zaguero será el rematador punta que no esté en la red. Se colocará en posición 6 y se encargará de recibir los balones que vayan al fondo del campo.

Defensivamente es evidente su papel, pero ofensivamente también tiene una función. Gracias a este jugador se abren las posiciones de ataque, ya que el zaguero puede hacer de rematador, siempre y cuando no remate por delante de la línea de tres metros. El remate del zaguero ha de ser alto y potente, aunque es la opción menos recomendable ya que el equipo contrario tiene tiempo de reaccionar y hacer un bloqueo triple, con los rematadores punta y exterior y el central.

Libero

El líbero es uno de los jugadores más importantes del equipo defensivamente hablando. Es el encargado de recibir todo tipo de balones y enviarlos con precisión al colocador.

Deberá encargarse de defender saques, bloqueos rivales, fintas y, en definitiva, todo tipo de ataques. Al ser el jugador específico en la defensa siempre tendrá su zona marcada, ya que el campo es espacioso y debe tener su espacio específico.

Normalmente es la posición que ocupan los jugadores de menor medida, midiendo alrededor de 1,75m.

Conclusión

Es muy importante para el jugador y, sobre todo, para el juego tener una estrategia bien establecida para jugar al voleibol. Saber qué función tiene cada posición en el campo también es fundamental ya que podrás saber como lidiar contra los rivales y, ante todo, jugar a la perfección la tuya. Si quieres mejorar la técnica en el voleibol, te aconsejamos unos entrenamientos para no lesionarte.